top of page

Dormir para Adelgazar: Cómo la Falta de Sueño Sabotea el proceso de perder peso.

En el amplio y variado mundo de la salud y el bienestar, la búsqueda de estrategias efectivas para perder peso y fortalecer nuestra salud metabólica nunca se detiene. Dietas milagro, rutinas de ejercicio interminables y suplementos de mágicos frecuentemente capturan los titulares, prometiendo ser la solución definitiva para alcanzar nuestros objetivos de salud.



Sin embargo, en esta incansable búsqueda, existe un componente fundamental que frecuentemente se relega a un segundo plano: el sueño. A pesar de su papel esencial en la regulación de numerosos procesos biológicos, el sueño a menudo es el gran olvidado en las conversaciones sobre pérdida de peso y bienestar general.

 

Un estudio realizado en un centro de investigación clínica universitario ha aportado evidencia convincente sobre la influencia crítica del sueño en la eficacia de las dietas bajas en calorías, especialmente en términos de reducción de la adiposidad excesiva.

 

El sueño, ese estado reparador y revitalizante, desempeña roles multifacéticos en nuestra salud, influyendo en todo, desde la regulación hormonal hasta la función inmunológica y el metabolismo. La privación de sueño, un mal cada vez más común en nuestra sociedad moderna acelerada, ha sido vinculada a una variedad de problemas de salud, incluidos el aumento de peso y un mayor riesgo de enfermedades crónicas.

 

Este estudio, diseñado como un ensayo cruzado randomizado de dos periodos y dos condiciones, examinó a 10 adultos con sobrepeso (3 mujeres y 7 hombres) con una edad media de 41 años y un índice de masa corporal promedio de 27.4 kg/m^2. Los participantes se sometieron a 14 días de restricción calórica moderada, con la oportunidad de dormir 8.5 horas o 5.5 horas cada noche.

 

El objetivo principal era determinar si la restricción del sueño atenúa el efecto de una dieta baja en calorías en la adiposidad excesiva. Las mediciones incluyeron la pérdida de masa grasa y masa libre de grasa, cambios en la utilización de sustratos, gasto energético, hambre, y las concentraciones hormonales metabólicas durante 24 horas.

 

Resultados Impactantes

 

Los resultados revelaron que la restricción del sueño disminuyó la fracción de peso perdido como grasa en un 55% y aumentó la pérdida de masa muscular en un 60%. Además, se observó un aumento en el hambre y una adaptación neuroendocrina mejorada a la restricción calórica, junto con un cambio en la utilización de sustratos hacia una menor oxidación de grasas.

 



Los resultados sugieren que la pérdida de sueño se acompañó de cambios en la utilización de sustratos, lo que está en buena concordancia con la conservación de grasa corporal observada. Las concentraciones séricas de Grelina ( Esta hormona es conocida principalmente por su capacidad para estimular el hambre) también aumentaron durante la condición de sueño corto.

 

Importante, la restricción del sueño no estuvo acompañada por concentraciones más altas de hormonas como el cortisol sérico, T3 y T4, y catecolaminas plasmáticas. Juntos, estos resultados sugieren que la pérdida de sueño en tiempos de ingesta limitada de alimentos amplifica el patrón de cambios asociados a la grelina en el hambre humano, la utilización de glucosa y grasa, y el metabolismo energético. Así, la mayor pérdida de masa corporal libre de grasa durante la condición de sueño corto de nuestro estudio puede deberse a una mayor conversión de proteína corporal en glucosa para soportar las necesidades metabólicas más prolongadas del cerebro despierto y otros tejidos dependientes de la glucosa.

 

La disminución de la pérdida de grasa durante la condición de sueño corto implica una diferencia en el balance de la ingesta y el gasto de energía entre los dos tratamientos. Dado que la ingesta calórica fue casi idéntica, estos cálculos sugieren que el gasto energético de los participantes durante la condición de 5.5 horas en cama frente a 8.5 horas en cama se redujo en aproximadamente 400 kcal/día. Este estudio arroja nueva luz sobre la asociación paradójica de la obesidad humana con la pérdida del comportamiento humano más eficiente en energía y sedentario, que es el sueño.

 

 

Conclusiones Cruciales

 

Estos hallazgos sugieren que la cantidad de sueño juega un papel fundamental en el mantenimiento de la masa libre de grasa durante períodos de ingesta energética reducida. La falta de sueño suficiente podría comprometer la eficacia de las intervenciones dietéticas habituales para la pérdida de peso y la reducción del riesgo metabólico.

 

 

Este estudio destaca la importancia del sueño, un componente a menudo subestimado de los programas de pérdida de peso y salud general. Asegurar suficiente descanso nocturno podría ser tan crucial como la dieta y el ejercicio para aquellos que buscan perder peso de manera efectiva y saludable. Por lo tanto, la próxima vez que considere una dieta de bajo caloraje para la pérdida de peso, no olvide incluir un buen descanso nocturno en su plan.


 

Ref.

 

Insufficient sleep undermines dietary efforts to reduce adiposity.y Ann Intern Med. 2010 October 5; 153(7): 435–441.

 

1729 visualizaciones0 comentarios

Comments


Publicar: Blog2 Post
bottom of page